Fotografía de Angèle Etoundi Essamba
La #HerenciaAfricana tiene sus leyendas, héroes y fiestas. Tiene sabores, sonidos y formas de ver la vida que nos llenan de orgullo. #PáraleBolas que en honor a ella es este post del #DiaDeLaAfrocolombianidad
Hoy 21 de Mayo es un día para reconocer la belleza, los aportes, los derechos y todo lo bueno de la afrocolombianidad. Se conmemora además la fecha exacta en que se abolió la esclavitud en Colombia, en 1851, y el Día Mundial de la Diversidad Cultural para el Diálogo y el Desarrollo.

Por eso les traemos, seis de infinidad de aportes de la #HerenciaAfricana a nuestra vida de hoy.
 
 
Estatua de Benkos Biohó, en San Basilio de Palenque.
 

1. La #HerenciaAfricana está llena de leyendas vivas: Su gente.


Gente que nos brinda viejas y nuevas historias de libertad, de superación, en los deportes, en la música, en la vida y muchos otros ámbitos en los que demuestran lo incansable que es la gente afrocolombiana. Fruto de su tenacidad hoy tenemos leyendas como la de Barule en el Pacífico Colombiano, Catalina Luango, Pambelé, Batata y Benkos Biohó en el Caribe.

Estas leyendas son fuente inspiración para mantener con orgullo nuestras tradiciones, cuidar de nuestro legado con tenacidad y luchar para llegar más allá de los límites.

 


2. La #HerenciaAfricana está viva en lo que comemos.

En la colonia, muchos vegetales de los españoles no se aclimataron a nuestro entorno Caribe, obligándolos a crear una cocina nueva, mezcla de lo propio y lo extraño.Allí es donde entran las sabias cocineras negras, que con maestría lograron mezclar los sabores del viejo y nuevo mundo, junto con técnicas originarias de África.


Como dice Enrique Morales en su libro Fogón Caribe: “Así nacieron bollos de angelito, de plátano y batata con queso, dulces de frutas; diabolín, pandeyucas, arepas fritas, enyucado, arroz con coco, patacón, cocada, minguí, mongomongo, tamal, selele, sancocho, motes, y la lista es interminable.”
 
Hoy los invaluables aportes de nuestra #HerenciaAfricana siguen floreciendo. La cocina de Palenque, por ejemplo, nos regala la mejor publicación gastronómica a nivel mundial, luego de competir con más de 15 mil libros de 187 países, gracias al libro Kumina ri Palenge pa tóparaje (Cocina palenquera para el mundo) escrito en lengua palenquera y español.
 
 

 

3. La #HerenciaAfricana fue clave en el auge de nuestras ciudades.

A sus manos fuertes debemos que varias de nuestras ciudades sean Patrimonio Histórico de la humanidad, que hayan resistido asedios y que se hayan desarrollado económicamente hasta lo que son hoy.

Un ejemplo es el caso de la instalación de las líneas del Ferrocarril Bolívar hasta Sabanilla y Puerto Colombia, que permitieron el auge de Barranquilla.


Esas mismas manos movilizaron la carga por el río Magdalena, y trabajaron en las navieras, fábricas, almacenes y el mercado de la ciudad, formando núcleos de vivienda en zonas aledañas a estas empresas.

“Éstos núcleos afro vinculados a las actividades del transporte fluvial conformaban en Barranquilla sus viviendas en los sectores aledaños a las sedes operativas de esas empresas, tales como los terrenos cenagosos alrededor de los caños y extramuros en el territorio del actual Barrio Abajo, donde todavía existen sus huellas, con más de 100 años de permanencia”. Tomado de ‘AfroBarranquilla: La historia y los aportes afro en Barranquilla’

Maestro Rafael Cassiani, del Sexteto Tabalá en su patio.

4. La #HerenciaAfricana está viva en prácticamente todos nuestros ritmos 

A través del tambor, las cantaoras, las máscaras y otros aspectos que nos alegran la vida en época de Carnaval y fuera de ella. Bullerengue, champeta, currulao e infinidad de otros géneros y subgéneros y son lo que son hoy gracias al aporte africano.


5. La #HerenciaAfricana está viva también en la medicina.

Conocimiento de hierbas tradicionales, las parteras, balsámica, contras, entre otras, son prácticas afrocolombianas ancestrales para curar y cuidar, de las que aún podemos aprender.

 
Fotografía de Angèle Etoundi Essamba

6. La #HerenciaAfricana está viva en nuestro lenguaje.

“Es el caso, por citar diversos ejemplos con expresiones que han pasado al argot popular como “burundanga”, “sandunga”, “mandinga”, “bemba”, “timba”, “bilongo”, “mondongo”, “congo”, “tongo”, “sorongo” y, en general, la creatividad del lenguaje popular con géneros compuestos con el sufijo “ongo”: “cheverongo” o “sabrosongo”.”: ‘AfroBarranquilla: La historia y los aportes afro en Barranquilla’. Por cierto, Bololó también es una palabra de origen africano.

Estos 6 puntos son sólo algunos de incontables aportes que podemos vivir hoy gracias a los afrocolombianos. Así que en Bololó Lab no sobra decir que nos declaramos orgullosos de nuestra #HerenciaAfricana.