Un aporte de nuestra colega @MatinaMartina, desde Brasil.
Buen referente para replicar por estos lados.
Vendedora de esquina



Sólo basta con darse una vuelta por el centro del cualquier ciudad colombiana para darse cuenta que la mayoría de las personas de este país se gana la vida a punta de ‘rebusque’. Hay de todo: desde el tipo que arregla relojes, pasando por el vendedor de mango, hasta el que tapa huecos en calles dañadas, el rebusque es una labor esperanzadora, y casi obligatoria para muchos, porque si no lo hacen, simplemente no sobreviven. En Brasil, por ser un país del tercer mundo, como el nuestro, también hay esta clase de trabajos, en menor escala, pero los hay. 


 


En el Museo de Arte de Pampulha (MAP) de Belo Horizonte, la capital del estado de Minas Gerais (Brasil), me encontré con una exposición llamada Atlas Ambulante, en donde se cuentan historias de varias personas que trabajan en la calle: por una parte, a través de fotografías tomadas por ellos mismos donde se muestra su perspectiva de ciudad, y por otra, a través de un inventario de los instrumentos de trabajo que utilizan, una colección a escala real de todos los productos que ofrecen con su oficio, las partituras de las melodías que producen y algunos videos con sus relatos.





¿Qué tiene que ver el diseño con todo esto? Como los diseñadores trabajamos para la gente debemos ser grandes lectores de contextos y formas por 2 razones: primero porque de esta manera se pueden sacar a la luz “nuevas” identidades que están dentro de estas condiciones locales y segundo porque estas formas son testigos de nuestra realidad, ellas determinan un panorama, y son la expresión de nuestra cultura que sintonizan un círculo cultural. Es decir, que los vendedores ambulantes, los objetos que usan, la manera de colocarlos y usarlos, los objetos que acompañan a estos objetos, la manera en que el cuerpo se adapta a ellos, la música que crean para llamar la atención, dibujan un paisaje en donde estamos retratados, y son una fuente ideal de inspiración para que las nuevas formas bidimensionales y tridimensionales hagan parte del círculo cultural del que somos y no sean un parche que se impone, sino algo que pertenece al todo.

Por Maria Cristina Ibarra
@MatinaMartina
http://elblogdematina.blogspot.com/



Ver un video del proyecto ‘Atlas Ambulante’ AQUÍ.