Un arma de fuego representa cualquier cantidad de calificativos negativos, es un objeto asociado a violencia, muerte y personalmente siempre lo he relacionado con cobardía. ¿Es posible desvincular ese de tipo de percepciones de estos artefactos?, tiempo atrás hubiese contestado enérgicamente NO pero poco a poco no se si en vista de esta oleada de “queremos paz”, que no solo debería corresponder a los colombianos sino a todos los seres humanos, se han visto muestras que toman el arte o el diseño en sí como excusa para generar conciencia de algún modo.

“Guns don´t kill people, people kill people”, si bien es cierta la expresión las armas hacen el trabajo un tanto más “fácil” y en el caso de algunos creativos, lo hacen más oportuno ante una realidad latente. Vemos lámparas diseñadas a partir de pistolas y escopetas como es el caso del afamado diseñador Philippe Starck con su colección Guns para la empresa Flos o Piet Houtenbos quien diseñó una serie de lámparas de mano que funcionan con aceite reutilizando los desechos bélicos de la Armada de los Estados Unidos. Así como ellos, encontramos a Suck Uk con el diseño de su original florero 3 Guns Vase que al igual que la mayoría de sus creaciones se esmeran por generar diversión a bajo costo. También cabe resaltar la celebrada labor de César López quien en busca de difundir un mensaje pacífico transformó un fusil en una guitarra, de allí toma el nombre de Escopetarra, instrumento musical que le ha otorgado un gran reconocimiento a nivel mundial.

¡Que la imaginación y la creatividad sean nuestras verdaderas armas!