Con el tema de Identidad retumbando en las paredes del Salon de Diseño, me he puesto a pensar hasta que punto la Identidad se ha vuelto monotona y predecible, hasta que punto hemos explotado solo las representaciones de nuestra cultura como identidad.

Por eso les propongo a ustedes diseñadores que busquemos mas alla de la cumbia, del tejido y la mascara, y veamos en nuestra cotidianidad la verdadera identidad, la señal de arroyo peligroso, de no transito de vacas en plena arteria de la ciudad, de no bicitaxis en la via;dinamicas de uso que nos hacen lo que somos, del sonido que hace el butifarrero, los pick up, el arroz de payaso, elementos que el Barranquillero siente más cerca y cotidiano que su propio garabato; arriesguemonos y quien sabe si armemos tal bololo que hasta creemos una tendencia.