El pasado primero de Julio, los portales de noticias WRadio y Pulzo.com informaron de mochilas wayúu ‘chiviadas’ a dos dólares de venta en el portal de ventas en línea Alibaba.com, por parte de una empresa China. Este, junto con los sombreros vueltiaos, las máscaras de marimonda procedentes del país asiático y la diseñadora española que según los medios se apropió de estas mochilas, suman al historial de casos de terceros de otros lugares que tratan de lucrarse con el legado cultural de Colombia. Te preguntarás qué quiere decir esto y qué puedes hacer al respecto. La solución es simple: compra colombiano.

Nota: A veces el señor Google se pone gracioso y pone aquí publicidad de productos chinos, justo cuando hablamos de comprar local. Es todo un loquillo.

La situación

En el caso de las mochilas wayúu de imitación vendidas en Alibaba.com, gracias a quienes denunciamos el producto como copia ilegítima, accedieron a retirar el producto de su portal, pero tanto la empresa Quanzhou Sandoo Bags Co. como muchas otras seguirán produciéndolas a precios industriales, o vendiéndolas a precios inflados sin reconocer a sus creadores originales.

En un mundo invadido por productos chinos y estando en Colombia, un país con costosas condiciones de producción, no podemos competir por precio, al menos no por ahora. Si queremos proteger nuestros productos nacionales, tanto artesanales (Mochilas, sombreros), los de nuestra propia industria (ver esta experiencia de Sebastían Serrano con el Chocorramo) y otros con mayor valor agregado, debemos asumir una posición activa frente a la protección intelectual, la diferenciación y el propio consumo de productos locales desde una escala personal hasta macroeconómica. Como país debemos comprar colombiano; tanto nosotros como nuestros dirigentes debemos tener mucho cuidado antes de efectuar prácticas y acuerdos que vayan en contra de nuestra propia economía e industria nacional.

Afortunadamente, tanto la tejeduría wayúu como el sombrero vueltiao se encuentran protegidos por Denominación de Origen, es decir, su lugar y condiciones culturales de procedencia los hacen únicos e irrepetibles; de la misma manera como en Colombia no podríamos hacer aceite de oliva español o tequila mexicano. Pero no todas las empresas tienen ese reconocimiento, y hay que ver además si los artesanos creadores de estos productos están recibiendo un pago justo por su trabajo y saberes ancestrales.

Conoce más de las protección intelectual aquí: http://bolololab.com/propiedad-intelectual-para-disenadores/

No sólo afuera hay quienes buscan lucrarse de nuestro legado Cultural. Dentro de nuestro país también hay quienes buscan aprovecharse de la necesidad y las problemáticas sociales de las comunidades, dando como resultado que los intermediarios se vean más beneficiados que los productores originales.

La solución: compra colombiano

Cuando vayas a regalar o comprar un producto colombiano, asegúrate que sus creadores estén recibiendo un pago justo, evita los intermediarios y en lo posible compra directamente a los creadores originales, que además podrán contarte su historia ancestral.

Si te importa el planeta, comprar local además tiene una menor huella de carbono. Compra colombiano, compra latinoamericano, compra original; aunque sea un poco más costoso, es la mejor manera en la que podemos contribuir a que los creadores locales continúen generando valor agregado a suss productos colombianos. Este valor es lo que nos ayudará a fortalecer nuestro país ante la oleada de producto invasores que nos llegan y nos seguirán llegando todos los días, cuando en un futuro cercano se nos acaben el petróleo o el carbón y no tengamos otra cosa que vender.

¿Qué piensas sobre comprar colombiano? Déjanos tu comentario.