Una mirada particular a este genio de la modernidad en América. Uno de tantos maestros en la historia de la cultura Caribe, de cuyo legado tenemos tanto que aprender.

Traigo a ustedes este post con motivo del 1º de Abril, aniversario de nacimiento de Leo Matiz Espinosa; cronista visual, pintor, caricaturista, reportero y fotógrafo, nacido en Aracataca (tal como Gabo) que es un referente a seguir para este joven diseñador barranquillero que les escribe. Debo decir que gracias a tres museos escribo esta nota, sin ellos tal vez nunca hubiera sabido del calibre de la obra de Matiz.

Para que se entienda mejor el título de este post, ‘Cataca’ es un nombre coloquial que recibe el pueblo de Aracataca, Magdalena.

Mi primer contacto con el trabajo de Leo Matiz tuvo lugar en el Museo de Arte Moderno de Barranquilla hace unos años, en una charla sobre la Historia de la Fotografía en el Caribe; experiencia que quedó condensada en este post. Aún hoy como en esos días, busco lo que nuestros antepasados de sangre o de oficio han hecho por esta región, aquello que ha dejado huella en el mundo o en nuestra historia, todo por puro placer de conocer y como fuente de inspiración para los proyectos de diseño caribe que adelantamos en Bololó Lab.

http://www.leomatiz.org/obra/el-macondo-de-leo-matiz/

En esa ocasión, a través de un videobeam conocí la primera obra maestra de Matiz: la atarraya del ‘Pavo Real del Mar’ (1939). Si bien pensé que el nombre más acertado sería el Pavo Real de la Ciénaga, me impactó que esta emblemática fotografía fue la última captura antes que se le acabara el rollo, uno de los amores y odios de quienes usaron fotografía análoga.

Inmediatamente me imaginé en su lugar, sumergido hasta el pecho en las aguas salobres de la Ciénaga Grande. Casi sentí la adrenalina de ver mi batería de ión de litio dando saltos rojos en el display, ante el riesgo inminente de perder para siempre un momento fotográfico en medio de la nada, momento que nunca se volvería a repetir.

En ese lapso y sólo por el hecho de viajar por Latinoamérica con una cámara, retratando las problemáticas del progreso sobre las comunidades, consideré a Leo Matiz un modelo a seguir en esta realidad donde consumimos más información de todo el planeta que de nuestro propio patio. Es que no hay que nacer en una gran capital para hacer historia. Y me dieron ganas de salir como él con cámara y mochila, a contribuir al entendimiento de lo que llamamos Caribe, de lo que llamamos Latinoamérica.

Me resta aprender de su impecable composición, del manejo de luces y sombras, y de su inquietud por retratar heroicamente a indígenas, campesinos, pescadores y trabajadores, un factor que siempre me ha influido como diseñador.

http://www.leomatiz.org/obra/el-macondo-de-leo-matiz/

http://www.leomatiz.org/obra/el-macondo-de-leo-matiz/

Mi segundo encuentro fugaz con la imagen de este personaje fue en el Museo del Caribe. Ese lugar tiene su forma de estar siempre presente en mi experiencia personal de redescubrir el Caribe. No por casualidad una fotografía de Leo Matiz estaba en una de las paredes de la Sala Gabriel García Márquez.

Luego, exactamente hace un año, todas estas experiencias previas se sumaron y me llevaron al Homenaje que el Museo Nacional le haría en la exposición temporal Leo Matiz: Mirando el Infinito, en Bogotá, donde comprendí más a fondo las búsquedas que emprendió este artista.

Además de retratar el campo y las culturas primigenias, tuvo una amplia trayectoria de fotografía experimental y abstracta, fotografía urbana y de entornos industriales. Cubrió eventos de la historia nacional como el Bogotazo y trabajó en cine, revistas y farándula, haciendo retratos de Louis Armstrong, Luis Buñuel, Fridha Kahlo, Manuel Zapata Olivella, Pablo Neruda, Álvaro Mutis, Walt Disney, Celia Cruz, entre muchos otros personajes de la vida americana.

http://www.leomatiz.org/obra/los-rostros-de-america/#

Conociendo todo esto, su etapa nómada, su pasión por los pueblos del agua y del campo es la que hoy más me inspira. Mis más sinceros respetos al #CalibreCaribe de Leo Matiz.

Para conocer más de este personaje, recomiendo visitar la página oficial de la Fundación Leo Matiz, de donde tomé prácticamente todas las imágenes usadas para este post, así como el sitio de Leo Matiz: Mirando al Infinito, del Museo Nacional.