La tarea de los Barranquilleros es hacer de nuestra promesa algo atractivo para el mundo, coherentes con nuestra historia y lo que tenemos para ofrecer, pensando en los #200 años siguientes a 2013.
Carnaval, cine en centros comerciales, playas y parques son los espacios culturales o recreativos que más frecuenta el público de Barranquilla, según la encuesta de percepción de Barranquilla Cómo Vamos (2012) en el área de Recreación y Cultura. Sin embargo, pese a que la participación en espacios alternos como teatros, museos, ferias y festivales no supera el 8% en cada uno de ellos, el 60% de los encuestados dicen estar satisfechos con la oferta cultural y recreativa de la ciudad.
Esto pone sobre la mesa grandes preguntas. ¿Estamos dando los pasos adecuados en materia cultural? ¿Qué piensa el 40% que no está satisfecho o que es indiferente? ¿Será cierto que el carnaval, el cine comercial, los parques, la playa y los conciertos de siempre son suficientes para vivir o incluso representar la cultura real de Barranquilla? ¿Cuál es la cultura real de Barranquilla? ¿Por qué tan poca participación en espacios distintos en una Capital Cultural? ¿Qué otras opciones existen?
Dar respuesta a esas preguntas constituye un gran reto que no puede superarse de la noche a la mañana, ni en un año; responderlas debe ser una tarea de todos los días, todos los años, por parte de todo tipo de disciplinas y personas dentro y fuera de Barranquilla.
Los resultados de la encuesta de percepción muestran que las personas en Barranquilla están eligiendo las mismas opciones desde hace años, pero esas opciones le son indiferentes o insatisfactorias a un 40% de la población. Lo anterior puede deberse al desconocimiento de la oferta, ineficiente difusión, baja calidad de la oferta, insuficiente infraestructura, un clima económico desfavorable, inseguridad, o simple y llana falta de interés hacia esas actividades. Cabe decir, y esto es muy importante, que puede haber otros espacios culturales u otras audiencias, como los turistas, que no se están teniendo en cuenta en las mediciones y por consiguiente en las metas.
¿Cuáles son nuestras metas como ciudad en el largo plazo?
Por otro lado, este año la promoción de la ciudad tiene un hecho sin precedentes por parte de Discovery Networks Latin America y Antena 3 Internacional, los dos canales oficiales de televisión de la Capital Americana de la Cultura. Este tipo de difusión estará enviando a todo el mundo la promesa que es Barranquilla en 2013.
El gran reto para una Capital de la Cultura es atraer, cumplir y sobrepasar las expectativas de su promesa a todo tipo de público – local y extranjero – durante todo el año y en toda su extensión, entre otras cosas, apuntando a generar ingresos para la ciudad y sus habitantes. No es suficiente difundir eventos y conciertos con artistas de turno, o inaugurar nuevos edificios, si esos acontecimientos son aislados y no responden a las necesidades de una ciudad, manteniendo niveles de calidad acordes a la demanda nacional e internacional, de manera sostenibleno sólo en son de playa o de Carnaval- y apuntando no sólo a la inmediatez y al público que ya está cubierto o satisfecho.
No es suficiente difundir eventos y conciertos con artistas de turno, o inaugurar nuevos edificios, si esos acontecimientos son aislados y no responden a las necesidades de una ciudad, manteniendo niveles de calidad acordes a la demanda nacional e internacional.
Para saber cómo estimular la demanda de cultura del público ya cautivo y del público potencial, además de la muy necesaria educación, es necesario que entidades públicas, privadas y gestores culturales planifiquen, midan y autoevalúen constantemente los pasos que dan. Es necesario incluir en esas mediciones nuevos espacios o actividades como festivales, restaurantes y bares, reservas naturales o zonas estratégicas, experiencias extraoficiales como manifestaciones populares y emergentes, y nuevas variables como la afluencia de públicos hacia cada una de esas actividades, qué los motiva, cuánto están dispuestos a invertir en tiempo y en dinero para salir y participar de opciones nuevas o ya existentes. Pero sobre todo, Barranquilla tiene que aprender a trabajar en equipo.

En ese escenario pueden generarse las estrategias y la infraestructura específica que la ciudad está requiriendo, para lograr una mayor participación de locales y atraer mayor número de extranjeros. Hacerlo traería muchos beneficios para toda la ciudad; además de dinamismo económico y turístico, veríamos una capital revitalizada y ciudadanos más despiertos, dispuestos a unirse para vivir su cultura y mejorar su entorno.

Barranquilla, Colombia.
¿Existimos en el mapa cultural mundial?
¿Qué pensamos en Bololó Lab?
Consideramos que cada ciudadano, ya sea particular, empresario, y sobre todo los que pueden lograr cambios desde la administración pública, tienen la obligación de generar y exigir calidad, no cada uno desde su escritorio, sino pensando como ciudad. 

En los círculos de gestores culturales siempre se comenta la situación de desconocimiento, la falta de difusión cultural a nivel local y el fenómeno de “cada quien por su lado”. Pensando en ello, desde Bololó Lab estamos colaborando con la Secretaría de Cultura de Barranquilla en la difusión de Agendas culturales con cientos de eventos en toda la ciudad, con actividades de los propios gestores e instituciones culturales públicas o privadas, para que el público conozca la oferta y tenga una vista al panorama cultural durante 2013 y los años siguientes. Esperamos que estas agendas contribuyan a generar un sentido más profundo de planeación de ciudad y de sentido crítico constructivo sobre la promesa que estamos ofreciendo al mundo.
Estamos en una constante búsqueda de calidad y trabajo interdisciplinar, desde el diseño, estableciendo redes de contacto con el sector público, pero también con museos, la industria del cine (Ver el Festival Internacional de Cine de Barranquilla), la antropología, la educación, entre otras disciplinas, alimentándonos de la historia oficial y extraoficial de la ciudad, situada en un contexto Caribe e internacional, y de sus vivencias cotidianas y su cultura popular; todo buscando contribuir al futuro de la promesa que es Barranquilla y por qué no, pensando en algún día ser realmente merecedores del título Puerta de Oro de América.

¿Te animas a acompañarnos en la búsqueda?