Hoy Día del Medio Ambiente les traemos una entrevista con el arquitecto mexicano Raúl de Villafranca, pionero en proyectos de biomimesis y arquitectura sustentable en su país. Raúl nos contará cómo aplicar la sabiduría de la naturaleza en el diseño, opiniones de su visita al Caribe colombiano y consejos para hacer proyectos alineados con el entorno.

Raúl de Villafranca, arquitecto con énfasis en biomimesisRaúl de Villafranca es un arquitecto mexicano egresado de la Universidad Iberoamericana en 1982. Dedicado al diseño arquitectónico, la planeación y diseño urbano con un enfoque eminentemente ecológico con más de 30 años de experiencia.
Fundador de la organización no gubernamental (ONG) Ecología y Hábitat. Miembro del Consejo Sustentable de la Ciudad de México para el desarrollo del plan de desarrollo urbano de la ciudad de México (2010). Introductor de biomímesis en México. Miembro del Consejo Académico del Biomimicry Institute (2010-2011), entre otros.
Ha trabajado en reservas naturales, consultor de conectividad en la frontera México-EEUU, en estaciones de tren, entre otros proyectos. Lo conocimos en Barranquilla durante el Primer Seminario Internacional de Biomímesis.

 

– Entrevista –

¿Quién es Raúl de Villafranca?
Raúl de Villafranca: Soy una persona que nunca se ha detenido hacia lo que le llama, en una búsqueda constante de aprendizaje y de compartirlo con gente en el mismo camino. Dentro de mi desarrollo en todo el tema del diseño ecológico estoy orientado al bienestar ecológico integral que abarca lo social y espiritual, en este sentido, en el que todos formamos parte de un mismo ser.

¿Cómo definirías la biomímesis para que todos la entendamos?
Raúl de Villafranca: Desde lo funcional, la biomímesis logra productos con un alto desempeño ecológico porque emula las estrategias desarrolladas por la naturaleza, aplicándolas a diseños hechos por el hombre.

Desde el ser, la biomímesis genera un valor sistémico. Desarrolla una cultura en torno a la sostenibilidad.

Desde la voluntad o su objetivo final, la biomímesis busca el bienestar genuino, buscando cumplir las condiciones de los 5 capitales inseparables: Natural, Humano, Social, Transformado y Financiero.

“La biomímesis logra productos con un alto desempeño ecológico porque emula las estrategias desarrolladas por la naturaleza, aplicándolas a diseños hechos por el hombre.” – RDV.

¿En qué se diferencian el eco-diseño y la biomímesis? ¿Son lo mismo?
Raúl de Villafranca: El eco-diseño es algo mucho más general que puede ser aplicado de muchas maneras y a través de muchas disciplinas como por ejemplo la permacultura. La biomímesis puede entrar también dentro de estas disciplinas, pero tiene metodologías muy específicas orientadas a emular eficientemente las estrategias de la naturaleza.

Reserva Río Filobobos, Veracruz, México

Reserva Río Filobobos, Veracruz, México

Eres pionero en este tema en México, ¿Cómo nace tu interés por la Biomímesis?
Raúl de Villafranca: En la selva, ahí se dio un primer compromiso. Hay ciertos momentos en la vida que te marcan. Yo me conecté con el mundo natural cuando empecé a trabajar en la conservación de un área natural en Veracruz, México.
Luego conocí a Janine Benyus en una conferencia y me dije: la biomímesis tiene mucho sentido, esto es un mundo de oportunidades. Y así empecé a estudiarla y aplicarla directamente. Entendí que la biomímesis busca de manera consciente la ética, la reconexión, y la emulación de la naturaleza.

 

Sabemos que fuiste al Parque Tayrona, ¿qué opinas de tu visita?
Raúl de Villafranca: Lo más fuerte que pude ver en el Parque Tayrona es el potencial que tiene esa reserva para Colombia. Hay mucho movimiento y flujo de gente, tiene una riqueza natural muy valiosa y creo que podría ser uno de esos lugares únicos en el planeta, no porque no lo sea, sino porque podría expresarse su valor de una manera más poderosa.
Yo creo que un trabajo continuo y con direcciones muy claras podría hacer que el parque expresara por sí solo todas las posibilidades culturales, sociales, étnicas, históricas, naturales de ese lugar maravilloso.
Podría ser algo de una exquisitez increíble, donde la gente de la región fueran guardianes con una visión más allá del día a día. Debe haber una conexión entre el trabajo que se hace día a día con una visión a largo plazo.

Reserva Natural Chamela-Cuixmala, Jalisco, México

Reserva Natural Chamela-Cuixmala, Jalisco, México

¿Qué estrategias conoces que se hayan aplicado en México en áreas similares al Parque Tayrona frente a la naturaleza, la cultura y las comunidades?
Raúl de Villafranca: Hay varios proyectos en los que hemos participado con gente muy cercana, en los que el desarrollo se integra al capital natural y social (comunidades) del lugar.
Tenemos ejemplos como CALA o CHAMELA-CUIXMALA donde hay desarrollo y trabajo comunitario con una acotación muy precisa. La clave está en un desarrollo que no corte y rompa los flujos y las relaciones biológicas.

¿Qué debemos considerar los diseñadores y las personas en general para aplicar la biomímesis?
Raúl de Villafranca: Por poner un ejemplo, si queremos hacer un piercing, no lo vamos a hacer en un punto en el que pasa una arteria. Sin embargo, el ser humano está haciendo diseños que lastiman estas arterias biológicas antes de beneficiarlas en los 5 aspectos (capitales) que mencionaba al principio.
Un buen desarrollo es el que ayuda en todos los aspectos del lugar. Hay que cuidar la manera en como estamos resolviendo los proyectos. Muchas veces se hacen diseños alejados totalmente de la realidad del lugar y de las posibilidades de ese punto.
Trabajar los proyectos del presente al futuro y no del futuro al presente; de lo contrario estamos haciendo ocurrencias, y estas ocurrencias tienen un porcentaje bajo de éxito al futuro.
Cuando nosotros planteamos un proyecto tiene que tener una visión; cómo va a verse este proyecto en 50 – 100 o 200 años y cuál es el camino para llegar allá. El punto máximo que podemos alcanzar con la Biomímesis no es nada más hacerlo como la naturaleza, sino ser como la naturaleza. Y hay una gran diferencia, el hacerlo como lo hace la naturaleza estamos en el nivel funcional, en el ser naturaleza, llegamos al nivel de la vocación.

“El púnto máximo que podemos alcanzar con la biomímesis no es sólo hacerlo como lo hace la naturaleza, sino SER como la naturaleza” – Raúl de Villafranca

¿Cómo has aplicado estos 5 capitales en tus proyectos?
RDV: El logro por el cual estoy recientemente más orgulloso es una casa en Ciudad de México en la que se han tenido en cuenta estos 5 capitales, tomando como base que la sustentabilidad se da cuando no se desatiende ninguno:

1. Lo humano. Antropometría, usos, dimensión psíquica y espiritual.
2. Lo transformado. Lo que ya está en el lugar.
3. Lo natural
4. Lo social. Comportamientos grupales, cultura, comunidad.
5. Lo financiero

Es importante mencionar que el valor ecológico lo generamos en este caso con la aplicación de tecnologías de generación de energía, manejo del agua, materiales, etc., bien acotadas en aspectos del proyecto, en escalas y función.

Así mismo, el valor espiritual se forja con el lugar y la actitud de las personas. No es la religión, es esta dimensión que nos cuesta mucho trabajo reconocer y que es transversal en la tierra, en los seres, e inclusive en lo financiero ya que cuando se promueve una inversión se realizan transacciones de algo intangible (dinero) en algo tangible que es el producto y el legado que éste representa.

Cada representante de estos capitales tiene sus intereses fijados en algo, y es nuestra responsabilidad saber responder a todos estos capitales desde 3 niveles de relación:

1. Funcional: el intercambio eficiente de una cosa por otra.
2. Ser/relación de valor: cuando esta relación genera un sistema.
3. Voluntad/vocación: para qué está sirviendo cada elemento del sistema.

¿Cuáles son los retos que el Caribe colombiano tiene para emplear la Biomímesis en su realidad?
RDV: Hay que potenciar el respeto y la re-valoración. Debemos entender cada realidad particular y que todo está conectado. Partir de un trabajo sistémico y holístico en el que todo forma parte de lo otro, tanto en una escala superior (macro) como inferior (microscópica).

Hay que trabajar con personas de otras disciplinas y otras áreas para poder abarcar un rango de acción más amplio y congruente. Así se podrá entrar en la complejidad y atenderla a partir de los potenciales particulares de cada elemento que la compone. De esta manera se logrará una visión conjunta del sistema en las distintas escalas.

“Hay que potenciar el respeto y la re-valoración. Debemos entender cada realidad particular y que todo está conectado”.

Si tuvieras que elegir un caso de éxito en el que hayas trabajado Biomímesis, ¿Cuál sería?
RDV: El que más me emociona fue una infraestructura que logramos con bambú. Yo inicialmente no le tenía muchas ganas de hacerlo. Entonces me fui con una colaboradora al vivero a ver qué encontrábamos. Fue una conexión muy pronta, estuvimos 2 o 3 horas viendo árboles, tratando de aprender cuál era la manera como se estructuraba el árbol y sacamos unos patrones de comportamiento de las estructuras.

Regresé a la oficina y lo consulté con el biólogo Delfín Montaño, porque esto es importante en la biomímesis; no sólo es la biología como inspiración. Hay que consultar cómo funciona cada estrategia, en este caso a partir de proporciones y ángulos, y el biólogo lo confirma.

A veces puedes tener una forma en la naturaleza y creer que cumple una determinada función, pero puedes equivocarte, por eso uno necesita la validación del biólogo. A partir de eso, establecimos unos principios para el diseño, que terminamos en 1 día. Al día siguiente, con la propuesta conceptual le hablamos al ingeniero calculista, y entonces ya empezamos a trabajar la parte técnica.
Fue muy interesante y el resultado está en un 7mo piso, ha sido resistente a vientos muy fuertes y sismos.

Estructuras de bambú / guadua

Estructuras de bambú / guadua

Por último, nos encantaría saber qué proyectos estás desarrollando en este momento.
RDV: Van a pasar cosas muy interesantes.
Estoy terminando un ciclo académico y de pensamiento que está volcando a Centro y Suramérica, más a la región de la antigua Nueva Granada (Ecuador, Colombia). desde el punto de vista de compartir la experiencia, y para que la gente de estas regiones reinterpreten esta experiencia en base a su propia pertinencia.
Desde la arquitectura tengo un proyecto en la frontera México-EEUU, que es la más transitada del mundo, y una estación de tren que movilizaría a 200.000 personas al día.
Y listo para lo que venga. Vienen retos impresionantes a nivel global y local en los que espero podamos participar.